03 diciembre 2015

She's having a crisis about being



Así no más decidí desactivar mi cuenta de Facebook, sin una explicación válida. ¿O sí? No creo que sea necesario para nadie el que yo tenga una cuenta en una red social. No lo justifica ni el hecho de que ahora el "estar conectado" es un derecho y que si no "estás en línea no existís y no tenés identidad electrónica".

No existís si no pasás 24/7 apretando el botón de bajar, si no ponés "Likes" a cualquier imagen de gato, si no publicás tus fotografías, si no hablás con desconocidos para los cuales tu vida no es algo interesante... Vivís a través de Facebook (u otras redes sociales) e ignorás completamente tus verdaderos deseos y ambiciones.

Esperás tanto, ansiás tanto, no recibís nada y empezás a sentirte inexistente, vacía, sin gracia... Sentís esa maldita nausea que creíste única a Sartre. Planeás tu desaparición... Tocás fondo... Y sabés que la solución es únicamente apretar "Desactivar" y desaparecer durante un tiempo, hasta después de haber vuelto a retomar el control de tu vida y alimentar tu verdadera existencia.


26 octubre 2015

Contra-ideales

Complicaciones en una plática que normalmente no debería importar mucho. Y mi cansancio magnifica todas las palabras que compartimos, las maquilla y las arregla para que parezcan interesantes a mis ojos… Me encantaría entender por qué le doy tanta importancia a la imagen limitada que algunos de tus sentidos puedan percibir de mí.

Es extraño porque me aburro un poco al hablar con vos. Siempre tenés esas teorías, escritos largos y descripciones incomprensibles que difícilmente puedo captar con mis experiencias e intelecto. Tenés esa forma matemática y binaria (sí, binaria… sin “bien” y “mal”, pero binaria) de describir un mundo que mis sentidos perciben como caótico y sin sentido. Vos pensás el mundo y después lo sentís, mientras que yo lo siento y olvido en pensarlo…

Pero a pesar de ese aburrimiento y tedio que siento cuando estamos en contacto, tengo esa extraña obsesión con vos… Con tu juicio, con tus palabras, con tu objetivismo… Como si los necesitara, como si me fueran indispensable en este momento. Sobre todo en este momento.

Tu manera seca de expresarte conmigo… La manera tan baja que me siento al intercambiar ideas con vos. Esa situación tan incómoda en la que mi vida pierde todo su valor a mis ojos… Tu edad… y sobre todo esa extraña manera en que nuestras pláticas alimentan mi Complejo de Electra. Todo esto está en contra de mis ideales. Todo. Qué es esa extraña fuerza que me arrastra a no ignorarte como a todos los demás?

No quiero ceder, y te juro que no lo haré… Aunque lo desee, aunque te desee.

Note à Henry à l'encre violette sur papier argent : "La femme restera éternellement assise dans son grand fauteuil noir. Je serai la seule femme que vous n'aurez pas. Vivre trop intensément pèse lourd sur l'imagination. Nous ne vivrons pas, nous écrirons et parlerons pour faire gonfler les voiles.""

15 octubre 2015

I Can see Now...



Tristeza física y metafísica, las notas de una canción muy triste agujereando el pequeño barco mientras este se hunde y alcanza una profundidad sin retorno.

Tengo todo, lo sé… Al menos, todo lo que quiero y quieren, pero estas imágenes y este pequeño agujero… Lo sé, debo quejarme menos. Pero si soy completamente sincera (conmigo misma y con ustedes), no me estoy quejando, es sólo que…

“Ever loved a man who makes you feel small?”

Cada gotita de esta lluvia de otoño se desliza por la ventana de mi oficina y danza al son de los tamborcitos… “tum, tum, tum”… De nada me sirve el lenguaje en momentos como éste, o como en aquellos momentos en los que me mandaste esta canción.

Me dijiste : “Escuchala…”

Y la escuché, te lo prometo, pero causó esto en mí… Esto, pequeña, esto.

“La verdad es que ya no te miro de esa manera”

“Ever loved a woman who makes you feel tall?”

Cambios hormonales… Quisiera poder culparlos a ellos para no sentirme tan estúpida como en este momento. Y en este momento dudo... Estoy llena de dudas, y sobre todo mis ganas destruir todo este imperio no me dejan vivir.



18 septiembre 2015

No es justo...



Recordar mis años escolares (de kinder a 2do de bachillerato) es algo muy doloroso y frustrante para mí.

Si bien tuve la oportunidad de aprender muchas cosas, de tener acceso a muchos conocimientos, de tener profesores abiertos  y aprender una lengua que me permitió formar la vida que soñaba, tuve también la desgracia de compartir mi espacio, durante 13 años, con niños (que se convirtieron en jóvenes) que en su mayoría me desagradaban…  No ahondaré en este tema, porque la verdad es un tema rayado en este blog.

Sin embargo, también estaba este grupo muy reducido de personas que toleraba, y algunas de ellas hasta apreciaba. Entre ellas, se encontraba Riguito (o Rigoberto Andrés Paredes Vélez, como los medios lo presentan), un muchacho gordito, callado y simpático, que al ser menor que nosotros (algunos le llevaban 2 años de diferencia), tratábamos a veces como a un niño.

30 julio 2015

Corte

Me siento aislada, sola, triste… Me siento sin valor, y no me queda más que escribirlo aquí porque si lo reflexionamos bien, a quién demonios debería importarle cómo me siento?
Las personas buscan, pero lo hacen con el único propósito de no sentirse como me siento en este momento… Buscamos metas, esperanzas y medios y personas que nos faciliten lograr lo que queremos.

Una vez que lo hemos logrado, ya no hay nada… Los más astutos siguen buscando metas y objetivos, pero las personas como yo nos acostamos sobre nuestra cama y nos preguntamos para qué demonios seguir. Es sólo un círculo vicioso de correr detrás de cosas que nos dejan cada vez más vacíos.
Recuerdo la esperanza, recuerdo la ambición. Recuerdo vivir en la ebriedad de un amor perfecto, o en la alegría de obtener las cosas por las que había luchado… Pero heme aquí ahora.

Recuerdo que en un extracto de “Le Sang des autres”, Jean se preguntaba qué pasaría si se suicidara. Cuando lo reflexionaba bien, se daba cuenta que su existencia iba a seguir sintiéndose a pesar de que lo hiciera. Ese acto de quitarse la vida iba a cambiar un curso, iba a afectar en algo las cosas que lo rodeaban, y lo que él quería era no seguir afectando más la línea…

Unos irán al funeral a expresar cuánto te amaban, otros pondrán pendejadas en su Facebook, otros esperarán que los que te rodean estén tristes de por vida. La gente hará todo por apariencia; para que nadie los juzgue, y dirán que hacen eso por vos... jajaja

El objetivo es la no-existencia, el no cambiar nada, el desaparecer sin que nadie se de cuenta.
De nada me sirve suicidarme.

Quisiera que la gente me olvidara completamente, y sobre todo, quisiera que deje de importarme reflejarme en los ojos de la gente…

Quisiera desaparecer, desaparecer… Desvanecerme de la mente de las personas. Desvanecerme de mi mente.

Nunca haber existido. NUNCA HABER NACIDO.

23 julio 2015

Los camerinos de mis presentaciones...

Leer a Simone de Beauvoir siempre provoca en mí lo que provoca un batidor con un conjunto de elementos individuales: agita todos mis pensamientos independientes, los mezcla, los tritura, para crear luego una mezcla blanda y cruda que cargo a lo largo de mis días, calentándola dentro de mí para después no hacer nada con ella…

Esa mezcla que se resume a una pregunta, “por qué?”, aún sigue cociéndose dentro de mí. Por qué existo? Para qué? Cuál es mi objetivo?

Para cambiar el mundo, me dicen algunos, pero, cual es el objetivo de cambiar el mundo? El mundo seguirá ahí cuando esté muerta, y yo ya no podré disfrutarlo… y cambiarlo? Eso es imposible… Quizás movamos unos cuantos peones aquí o allá, pero eso es todo.

Para que seás feliz, me dicen otros, pero el ser feliz no es un objetivo, es simplemente un estado…

Para hacer “la voluntad” de Dios me dicen los creyentes… Creyentes que jamás han podido explicarme cuál es la voluntad de Dios (razón por la que he creído que sólo dentro de mí podré definir lo que realmente es la voluntad de Dios… y aunque creo en El, no logro entender por qué estamos en este pedazo de materia un montón de fragmentos de materia con pensamientos intocables y a veces hasta crueles)…

En fin, me gusta mucho leer a Simone de Beauvoir, porque es gracias a sus escritos que me doy cuenta de lo insignificante que soy… Soy algo que existe para NADA…

Y podré hacer muchas cosas, podré parecer algo, pero el objetivo de todas estas acciones es NADA…

Mis esfuerzos por cantar bien, sólo tendrán frutos efímeros y sin sentido, y aunque lograra inspirar a alguien con esto, sólo harán productos que no serán para nada, sólo para alimentar mi ego (el cual morirá conmigo).

No sé si es triste, esto… Al menos, no me siento triste, sólo intrigada…

Hace un mes, hice mi presentación de canto. Como siempre lo he dicho, me gusta mucho cantar porque siento que tengo algo que hacer, y a veces, puedo imaginar que soy otra existencia que no soy, hundiéndome en sus problemas y escapando de los míos… Además, al escuchar el piano de acompañamiento, dejo de pensar un rato en la existencia para enfocarme únicamente en la belleza de los colores de la música.

Mónica…

Mónica vivió ese 26 de junio del 2015… Toby vivió dentro de ella… Al igual que Menotti, N., T., J.J. y otros seres más.
Mónica siguió a Toby, bailó el vals con él… O fue simplemente con esos sentimientos de culpa por haber hecho todas esas cosas.
Mónica es muy mala, pero es dulce… Así que nadie puede reprocharle nada… Porque cualquier cosa que haga, no servirá para más que para crear cadenas de creación que no servirán para nada…

Pero a veces podemos transformarnos en Susanna?


Si bien Mozart está muerto, sigue estando en mí… Reencarnó en mí, en mis ideas, alegrías y tristezas… Sin objetivo, lo sé… Pero aquí seguimos…

31 mayo 2015

Becoming Monica: Primera presentación



Algo que a mi parecer faltó en mis presentaciones anteriores fue tener la oportunidad de cantar muchas veces frente a un público.
Sé que no soy una cantante profesional y estoy consciente de todos los errores que cometo. Es evidente que el hecho de estar nerviosa y la adrenalina de que muchos ojos me estén juzgando me obligan a equivocarme aún más.

Es por eso que cuando mi profesora de solfeo (la señora que me acompañó en el piano) nos propuso hacer una mini-presentación a mis compañeros y a mí, consideré esto como una oportunidad para perfeccionar mi "número" para la presentación final. Y vamos, a diferencia de mis compañeros de la escuela, mis compañeros de solfeo no representan una amenaza para mi autoestima.

Durante mis prácticas a solas pude practicar con una pianista especializada en acompañar a los cantantes del conservatorio, pero esta vez, debido a que era una presentación relax, mi profesora de solfeo (quien es también una muy buena pianista) me propuso acompañarme ella (especialmente porque el acompañamiento de esta aria es MUY complicado y no podía atribuirselo a uno de sus alumnos de piano).

Cuando me propuso esto, me puse bastante nerviosa... especialmente porque es mi profesora de solfeo y temía que se diera cuenta de todos los errores de ritmo que hago. A parte de eso, tendría la desgracia de escuchar mis notas desafinadas.

Confieso que admiro a mi profesora de solfeo. Me parece una señora muy elegante, fuerte, inteligente y talentosa, pero desde que empecé mis clases tengo esa idea de que me considera molesta y estúpida. Tuve sentimientos encontrados (de alegría y miedo) cuando dijo que me acompañaría.

El único día que tuvimos para practicar juntas (no pasamos más de 5 minutos en la sala) fue un momento bastante frustrante puesto que me daba cuenta de todos los errores de lectura que cometía, También pude detectar algunos errores que ella cometió en el acompañamiento (como se los he dicho, vivo y como esta aria, así que conozco relativamente bien el acompañamiento), pero me importó más no poder interpretar algo descente frente a ella...

En fin, ésta es la primera presentación de lo que será mi "número"... Hubieron muchos errores (sí, sí, mi profesora se adelantó en una parte y tuve que alcanzarla, pero ¡hey! eso es lo que lo hace divertido), pero podemos justificarlos tomando en cuenta que no tuvmos muchas ocasiones para trabajar juntas.

Y bueno... Aunque no fue perfecta, a mis compañeros les gustó mucho, y muchos conocidos y desconocidos se acercaron a felicitarme.

Sin embargo, lo que más me impresionó en esto fue que ayer, mientras hacía unas cuantas compras, recibí un mensajito de un número desconocido. Al abrirlo y leerlo, me sentí muy emocionada: el mensaje era de mi profesora de solfeo. En él, me decia que me felicitaba mucho por mi presentación, que en realidad había sido la mejor presentación de la noche y que esperaba que cantara más seguido, siempre que la ocasión se me presentase.

En fin... Monica... No es tan malo convertirse en vos.

26 mayo 2015

Becoming Monica



Hace unos meses, vi un mini-documental en el cual se presentaban el trabajo y la evolución de una cantante lírica que interpretó el papel de Zerlina, uno de los personajes principales de la famosa ópera de Mozart “Don Giovanni”.

Al ver este documental, me dije que sería interesante hacer un trabajo similar con el personaje y el aria que interpretaré durante la audición de fin de año, sobre todo para recordarme que el trabajo de interpretación no se limita a cantar y ya… Es necesario convertirse en el personaje de cierta manera.

Monica:  Monica es una muchacha, relativamente joven, quien vive bajo la tutela de su madre alcohólica, durante la 2da Guerra Mundial. Monica trabaja y se esfuerza en complacer a su madre, sometiéndose a ella en muchos aspectos.

En un mundo en donde la decepción humana es el sentimiento de base, Monica prefiere hundirse en su mundo fantástico para escapar de la realidad, limitando este mundo a Toby, su mejor amigo mudo – interpretado por un bailarín y un piano – quien es el único que está dispuesto a construir con Monica ese mundo fantástico. Pero Toby peca con un poco de realidad… Toby ama a Mónica y Mónica lo sabe, pero prefiere jugar con él, mantenerlo como el esclavo que necesita para crear sus fantasías.

Es difícil interpretar a Mónica sin Toby… Toby es Monica, y Monica es Toby de cierta manera. El único recurso que tengo es el uso del piano, quien responderá a mi monólogo-diálogo.

Los sentimientos de sumisión y de represión son fáciles de encontrar en las gavetas de mi memoria.
En efecto, siempre traté de ser lo suficientemente “correcta” para complacer a mis padres, pero eso no impidió que jugara con aquellas personas que me dieron su amor y su corazón…

He estado un año caminando y actuando como Monica, pero también como Toby. Respirando sus miedos, sus alegrías sus llantos, sus frustraciones. La canción publicada en este post es el primer “draft” de esta interpretación. La calidad está fatal porque fue grabada con un celular...

11 abril 2015

Yo te llevo dentro hasta la raíz...



Llevo unos días escuchando esta canción de Natalia Lafourcade y no he podido evitar pensar en esas cosas que de una u otra manera me han traído hasta donde estoy ahora.
Coincidencias o no, actos... lo importante es que han estado ahí como pequeños nutrientes que me han hecho caerme, levantarme, caminar, luchar contra el viento, volver a caer y volver a levantarme.

No creo que llegue a ser alguien "grande" en esta vida. No pienso que vaya a convertirme en una diva de ópera o en una filósofa famosa. No tengo esas ambiciones, sinceramente.

He leído que no se nace "siendo", son los actos que realizás en eventos específicos que te convierten en vos.

¿Y si no hubiera cantado frente a la radio cuando mi abuelita me pidió que lo hiciera? ¿Y si hubiera tenido miedo y hubiera dejado de cantar a todo pulmón cuando Danielle me gritaba y me decía que dejara de cantar tan fuerte?
¿Y si no hubiera ido a la Iglesia? ¿Y si hubiera decidido no hablarle a N.?
¿Y si hubiera decidido no escuchar a B.? ¿Y si nunca le hubiera dicho lo que sentía? ¿Y si nunca hubiera hecho los juegos frente a la cámara? ¿ Y si nunca hubiera trabajado en la Alianza Francesa? ¿Y si nunca hubiera destruído lo que tenía con Nincy y Linda? ¿Y si hubiera decidido no venirme a vivir a Francia? ¿Y si no hubiera realizado los viajes a Turquía, a Alemania, a Luxemburgo, a Bélgica, a Italia, a España, a Portugal, a Marruecos, a Suiza, a Estados Unidos, a Holanda, a Camboya, a Tailandia?
¿Y todas esas personas que me han influenciado de alguna u otra manera? ¿N., L., mis papás, mis hermanas, P., mis compañeros, F., B...? ¿Y mis encuentros con los animales mágicos, desde mis pollitos, mis tortugas, mi conejo hasta los elefantes, monos y gatos de Tailandia y los camellos de Marruecos?

Quisiera poder quejarme por todo lo que he recorrido, pero la verdad es que los llantos y alegrías, me han hecho lo que soy y si no soy yo... ¿Quién sería?

14 enero 2015

Kanchanaburi y sus contrastes



Esos días han sido un poco oscuros, no sólo a mi alrededor - tomando en cuenta que el cielo está completamente cubierto y que el ambiente ha sido bastante afectado por los atentados de Charlie Hebdo - sino que también dentro de mí. Pero ése es ya otro tema.

Decido entonces traer un poco de sol a mi vida con mis recuerdos de Kanchanaburi y Erawan, dejando atrás las lluvias parisinas y el terror.

07 enero 2015

Conociéndome de nuevo en Ganesha Park


Natasha o el bebé elefante rosado que adquirí como recompensa por mis gritos de niña consentida en el Aurera. "Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña". Los elefantes del zoológico de Chapultepec y las torturas frente al espejo: "Estoy gorda como un elefante".

Desde pequeña, mi vida ha sido marcada por los elefantes, y lo cómico de todo es que a pesar de que estos maravillosos animales estuvieran presentes en mis discursos y en mis pensamientos, tenía un conocimiento casi nulo de ellos.

Es más que evidente que una de las principales motivaciones del viaje a Tailandia era conocerlos. Pero conocerlos realmente. No de la manera en que se conoce a un actor famoso, detrás de las rejas de su propia prisión, sino como hermanos, amigos.

 Y tampoco quería tratarlos como algo inferior, montándome encima de ellos y destruirles su columna, o siendo partícipe del maldito Phajaan (hagan click aquí para saber qué es). 

Yo quería que nuestras almas se encontraran.

Ganesha Park me dio esta oportunidad.

03 enero 2015

Navidad en Ayutthaya


Después de 7 años de navidades frías en las que sólo el alcohol podía hacernos contar historias interesantes, decidimos que para esta Navidad, en vez de adornar pinos falsos y sumergirnos en el comportamiento consumista del momento, iríamos a algún lugar a sorprendernos, a descansar y sobre todo a aprender.