30 noviembre 2014

Quiero ver

"Ensená. Quiero verte. Te prometo que no se sentirá nada. Son sólo ojos, no compromisos ni juicios. Sólo quiero ver."

Promesas le hacía él a ese corazón cansado de llorar y desear.
No podía verse ni ella misma. Sus curvas no eran marcadas ni llamativas, y su personalidad no presentaba un espectáculo, pero en ese momento, mientras ella secaba las lágrimas de sus mejillas, él pedía ver.
Decidió tomar sus prejuicios y sus miedos y dejarse llevar. Así como cuando probó tantas otras cosas que la atemorizaban.Y lo hizo. Soltó su cabello  y dejó caer todo a su alrededor.
Su corazón latía fuerte y empezaba a ver cómo su inocencia iba tomando nuevos colores... colores incontrolables y oscuros.
Y olvidó. Olvidó que él había dejado de hablarle o que nunca la había querido tanto como ella a él.

Empezó a verse a través de los ojos de ese desconocido que no quería juzgarla, sólo ver. Sonrió cuando dejó de temerle al vacío y a la inexistencia... Cuando la Iglesia ya no tenía ningún derecho sobre su cuerpo. Dejó de darle explicaciónes a sus padres del porqué su puerta permanecía cerrada...

Empezó a ser más honesta sobre sus sentimientos, sobre cómo a veces fantaseaba de sentir sus manos tan profundamente dentro de ella que cada partícula de su ser no fuera más que aire.
Dejó que él viera, pero también dejó que todos lo vieran... Porque al final, de eso se trata. De no tener miedo a que todos te vean... ¿Me equivoco? Porque si no te miran, te centrás en crear en tu mente un personaje que no sos vos.





No hay comentarios: