30 noviembre 2014

Quiero ver

"Ensená. Quiero verte. Te prometo que no se sentirá nada. Son sólo ojos, no compromisos ni juicios. Sólo quiero ver."

Promesas le hacía él a ese corazón cansado de llorar y desear.
No podía verse ni ella misma. Sus curvas no eran marcadas ni llamativas, y su personalidad no presentaba un espectáculo, pero en ese momento, mientras ella secaba las lágrimas de sus mejillas, él pedía ver.
Decidió tomar sus prejuicios y sus miedos y dejarse llevar. Así como cuando probó tantas otras cosas que la atemorizaban.Y lo hizo. Soltó su cabello  y dejó caer todo a su alrededor.
Su corazón latía fuerte y empezaba a ver cómo su inocencia iba tomando nuevos colores... colores incontrolables y oscuros.
Y olvidó. Olvidó que él había dejado de hablarle o que nunca la había querido tanto como ella a él.

Empezó a verse a través de los ojos de ese desconocido que no quería juzgarla, sólo ver. Sonrió cuando dejó de temerle al vacío y a la inexistencia... Cuando la Iglesia ya no tenía ningún derecho sobre su cuerpo. Dejó de darle explicaciónes a sus padres del porqué su puerta permanecía cerrada...

Empezó a ser más honesta sobre sus sentimientos, sobre cómo a veces fantaseaba de sentir sus manos tan profundamente dentro de ella que cada partícula de su ser no fuera más que aire.
Dejó que él viera, pero también dejó que todos lo vieran... Porque al final, de eso se trata. De no tener miedo a que todos te vean... ¿Me equivoco? Porque si no te miran, te centrás en crear en tu mente un personaje que no sos vos.





24 noviembre 2014

Yo no soy esta persona...



Yo no soy esta persona. No soy estas uñas, ni estas manos y mucho menos estas piernas. A veces, me transformo, me creo y soy colores, pero a veces simplemente soy recuerdos. Pero hoy, soy esto... Y no tengo palabras para expresar exactamente esta situación, o estado o vida.

No soy Venus, no soy Atenas, y quisiera poder prefeccionar lo que no es perfecto, pero no tengo las herramientas ni los deseos.

Hundámonos en la mediocridad.

07 noviembre 2014

Fragmento de sueño n°1

Sueño : Vanesa me llamaba para avisarme que X. había cometido un crimen contra ella. Estaba desesperada y no sabía qué hacer para resolver su problema.
Preocupada y determinada en ayudarle, organicé una estrategia para entrar en la casa de X y encontrar todos los elementos que lo incriminaran.
Vivía en una mansión, muy parecida a un castillo. Por lo general, X estaba ausente, pero el día en el que había decidido presentarme, X descansaba en el balcón de su mansión.
Entré por la cocina, esperando a que la señora que administraba la casa no me atrapara, pero desgraciadamente, todas las opciones que parecían llevarme hasta la prueba estaban bloqueadas. Decidí esperar y organizarme mejor.

Otra oportunidad se presentó durante un día de fiesta. X y otras personas de mi entorno real habían sido invitadas. X mostró interés en platicar conmigo, así que simulé tomar muchos tragos y estar completamente borracha (amenazando a mi imagen... arriesgándome y conociendo las consecuencias de este acto). X actuó preocupado y le pidió a uno de mis conocidos que me llevara a su casa.

Temía que X cometiera contra mí el mismo crimen que había cometido en contra de Vanesa, pero aún así me arriesgué y decidí dejarme llevar. Esto me daría la oportunidad de entrar en la casa de X y robarme aquello que lo incriminaba, debido a que ese día él no se quedaría en su mansión.

****

Me siento angustiada, y la verdad la ansiedad consume todas mis esperanzas y deseos. ¿Será esto uno de mis miedos o el deseo ahogado de una de mis fantasías? ¿Tendré miedo de descubrir algo?
Me cuesta explicar el mundo líquido en el que vivo acutalmente... Quisiera tocar tierra firme y respirar. Tengo miedo de convertirme en esas personas que prefieren creer en mentiras, tengo miedo de que me encierren en un manicomnio al lado de mi tía.

Y sin embargo, sigo esperando y soñando que eso efímero se interesa en mí y en mi bienestar. Que ese deseo no es unilateral...

En realidad, nunca lo descrubriré. Eso es lo que tiene que entrar en mi cabeza de una vez por todas. Nadie va a desearme. Nadie va a hacerme sentir bien y elevarme hasta el trono en el que deseo estar.