22 mayo 2014

Seguir siendo...


Me cuesta mucho describir el sentimiento de impotencia que tengo en este momento. No es fácil controlar todos estos mareos causados por el caminar.
Y sin embargo…
El sábado tengo el examen que me definirá como “persona”… Este examen me dara una nota, la cual podrá ser utilizada por una de las escuelas de comercio publicas, para determinar si puedo o no formar parte de ella.
Hace unos años, cuando me desgastaba leyendo libros y escuchaba en mi mente las voces de mis excompañeros del colegio recordándome lo “mediocre” que soy, habría pasado meses estudiando para no quedarme atrás… En este momento, simplemente no me importa.

La verdad, me preocupa un poco no sacar buena nota (la costumbre me ha hecho muy exigente conmigo misma), pero al mismo tiempo me niego a dejar de ser humana para ser como todo el mundo.
Desde hace unos años, esa fantasia por “ser alguien a través de mi vida profesional” se ha ido apagando, y he llegado al punto en que ya no me importa mi vida profesional, ni intelectual, ni artística, ni nada…

A veces sueño que renuncio a mi trabajo, que tomo mi cámara y mis trapos y me voy a dar vuelta. Adonde? No tengo ni la menor idea… Pero algo si se: se que no quiero dejar de sorprenderme, ni de abrir tanto los ojos hasta tragarme con ellos la esencia de todas las cosas que podrían rodearme.
Quiero sentarme bajo los arboles atraga budas, quiero comer con los elefantes, pelear con los monos, llegar a todos los picos del mundo, quiero conocer gente que me pueda hacer llorar con su dulzura… Quiero comer, conocer, sentir.
No quiero ser la mejor, ni la que mas sabe, ni a la que mas quieren, solo quiero ser completamente yo.
No quiero salvar el mundo, ni liberar a las masas…
No quiero hacer este examen. No quiero integrar la escuela de comercio. No quiero seguir trabajando en una oficina.
QUIERO SER YO…
Aun con la dinastía Le Pen prohibiéndome ser YO… Aun con mis seres queridos…
YO

5 comentarios:

marcela dijo...

Gaby, me gustó mucho este post. Sobre todo porque vos con Manuel son los únicos que mantienen vivo el mundo de la blogosfera personal.

En este texto mostrás muy bien las contradicciones de la vida: querer validarse a través de agentes externos - en este caso el examen, y querer independizarse de ellos, querer ser auténtica fuera de las normas impuestas por los demás.

Me identifico a tu post porque estoy evaluando muchas cosas de mi vida y tu manera de decir "no quiero ser la mejor, sólo quiero ser yo" me parece una respuesta válida y muy lógica. Me gusta mucho.

Mi pregunta es entonces: por qué hiciste el examen?

Gabriela dijo...

¡Hola Marce! :) ajajajaj El examen decidí hacerlo por pura perseverancia... Sólo no quería decirme que dejé abierta una cosa más. Este año, me he propuesto cerrar muchos capítulos que no he podido concluir desde hace mucho. A ver cómo se dan las cosas... jajaja

marcela dijo...

Espero que tengás un buen resultado.

Lo importante es hacer las cosas, pero no asociar nuestro valor como personas a los resultados de lo que hacemos.

Gabriela dijo...

Marce, tuve un malisimo resultado! jajajajaja Tanto que me da pena decirlo. :) Pero la verdad no me importa.

Ahi te contare en algun momento! :p Volveras a dar una vuelta por Paris, pronto?

marcela dijo...

Ahhh qué mala onda, pero esa escuela es la que se lo pierde de no tenerte como alumna.

Pues mirá, por lo pronto no tengo planes de ir a París, pero cada vez que voy me da lástima no poder verlas a vos y a Lidia. La próxima vez les aviso aunque sea para tomarnos un café.

Me encanta tu blog ;) Te mando un abrazo.