12 octubre 2013

Las clases de canto volvieron a empezar y mi esperanza con ellas regresó. Este año, le agregué a mis clases de canto un poco de picante, y cuando mi profesor me preguntó: "¿Qué deseás cantar este año?", le respondí: "Un bel di Vedremo" de Puccini (El aria más famoso de "Madama Butterfly").
Mi profesor insistió en que esta aria no era exactamente para mi voz, pero me permitió empezar el año con ella.

Desde muy pequeña, he soñado con cantar algunas arias, entre ellas el aria de la Reina de la Noche ("Der Hôlle Rache kocht in meinem Herzen") que amo porque siempre he amado a Mozart  y la cual jamás he intentado cantar por miedo a los sobreagurdos y al alemán (pero ¡hey! ¿Quién no sueña con ser la Reina de la Noche? Ser tan mala como ella...jajajaj), "Je veux vivre" que canté, pero que nunca terminé porque mi profesor no consideraba que lo hiciera bien, y "Un bel di Vedremo", cuya existencia descubrí gracias a esta película que vi por primera vez a los 9 años, en compañía de mi padre.



Mi padre me permitía ver todas las películas y series prohibidas para los menores de edad, pero en este caso hizo una excepción... M. Butterfly se convirtió entonces en el fruto prohibido para mí. Intenté verla muchas veces, pero escuchaba la voz de mi padre adviriténdome que me arrepentería, así que me conformaba con ver extractos (entre ellos, éste).

 Nadie puede negarme que esta aria, y esta escena de la película son simplemente perfección... Por un lado, tenemos un aria triste-alegre, de una niña inocente llena de esperanza (esperanza en vano, porque su amor nunca llegó) y por el otro tenemos este discurso sobre como el amor puede destruirte... Incluyendo esta esperanza, esta idea...

Entonces sí, estoy feliz de poder intentar al menos cantar esta aria, tan llena de recuerdos y significado para mí...


No hay comentarios: