25 agosto 2013

Hace un año...



Es cómico... Hace un año, me encontraba sentada en el mismo lugar en el que me encuentro en este momento, escribiendo sobre el mismo tema de hoy.
Tenía un sueño, o una esperanza: entrar al conservatorio de mi comuna y poder tener de nuevo la oportunidad de prepararme para cantar frente a un público (ese tipo de masoquismo que a todos nos gusta... Ese miedo de sentirse abandonada durante un momento, para ser mí misma, siendo otra persona). Ahora que lo pienso, nunca dije qué pasó con ese proyecto.

Pues después de muchos meses de esfuerzo, prácticas, trabajo, y todo ese tipo de cosas, no logré entrar al conservatorio. Es ahí cuando te das cuenta que las oportunidades que no aprovechaste en tu juventud, pues las perdiste para siempre.

Pero bueno, testaruda como soy, no me di por vencida y decidí entrar a una asociación para adultos que desean aprender un instrumento (es chistoso porque soy una de las más jóvenes de la asociación).
Bueno, esto me dio la oportunidad de trabajar en mi técnica y sobre todo me dio la oportunidad de cantar de nuevo... De imaginarme como otra persona,,, Como Susanna en este caso,

Este año continuaré en la asociación... Aunque confieso que no he cantado desde esta presentación. Seguramente volví a oxidarme. En fin. Espero mejorar... Llegar a un nivel que me haga feliz.