24 julio 2013


Hace unas semanas, un conocido de Internet me propuso salir a tomar un cafe con el... para conocernos al fin, dijo. Nunca le respondi. La razon? El miedo... Desde hace 3 años vivo con este eterno miedo... Ese tipo de miedo a equivocarme, a no hacer bien las cosas y no poder crear de una manera correcta esta relacion, esta futura familia que me esfuerzo en formar desde hace 3 años.

Salir a tomar un cafe con este desconocido-conocido tiene demasiadas consecuencias y relata una historia que conozco antes de que se de.

Primero que nada, aceptar este encuentro –por inocente que sea- seria aceptar mi propio hundimiento. Esta persona, al ser de la ente masculina, genera eso que le da el derecho a la otra persona que forma la "utopica" relacion en la que me encuentro, a denigrarme hasta hacerme perder el mas minimo gramo de felicidad y autoestima que pueda encontrarse dentro de mi ser.

 Significa escuchar los reclamos porque me escogio a mi sobre su vida profesional, tratarme de prostituta, de imbecil, de busca hombres, de todo. Significa encontrarme en este punto en el que no se que hacer para demostrarle mi buena voluntad. Significa botar botellas a la basura, molestar a los vecinos con mis gritos (con nuestros gritos), limpiar lagrimas, ahogar las mias en mi dolor... Prometer... alejarme mas del mundo. Dejar de ser.

Y sin embargo, me siento tan sola en este momento. Nunca me senti atraida a conocer a esta persona. La verdad es que ni siquiera me importa. Pero me siento tan sola, tan de una manera indescriptible, que quise decirle: "Veamonos en el cafe que se encuentra frente al metro".

 Yo estoy segura que ningun tipo de historia "amorosa" podra darse de este absurdo encuentro. La verdad, no estoy interesada... Pero quisiera poder volver a sentir algo. Sentir poder, control... Quisiera poder ser yo quien hace sufrir a otra persona. Como heri a Julien... O como imagine que lo heri. Poco importa... solo quiero tener de nuevo un poco el control de esto que se me salio de las manos...

Veo esas historias irreales sobre matrimonios, y me parece todo tan de ensueño. "Y si me casara"... Me digo a mi misma. El esquema que te presentan siempre se mira tan facil y tan diferente a lo que vivo... Es otro engaño mas, lo se. Pero adoraria que alguien cruzara el mundo para proponerme matrimonio e hijos, y que nunca se arrepienta de haberme escogido a mi. Que al contrario, me acompañe al parque y se sienta orgulloso por cuidarme de todos los demonios que me atormentan.

Que nunca deje de verme perfecta... Como decia Flavio (en la epoca en la que todavia eramos amigos) que me tenia que ver.

 Me siento tan sola, tan poco... Tan nada. Tan "ya no soy". Me siento como la prostituta, la traidora, la nada...

Y no... Claro que no respondi. Nunca lo hare.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy un desconocido que te lee y te propondría matrimonio si no estuvieses tan lejos.

Me gusta como cantas y puedo tocar el piano

Anónimo dijo...

Espero algún día tener una respuesta

Gabriela dijo...

Hola anonimo, normalmente no suelo responder a los mensajes anonimos, al menos desde hace un tiempo.
En todo caso, me gustaria indicarte que no me formulaste ningun tipo de pregunta. Es dificil que te de una respuesta, en este caso. :)