25 febrero 2013

Each morning I get up, I die a little...



Me encuentro en una de esos estados un tanto extraños... Como una cancion de Queen – y no necesariamente influye el hecho de que escuche en mi mente "Somebody to love"-; con mucho enojo dentro de mi ser, con las fuerzas necesarias como para no estallar aun, y gritar a los cuatro vientos mi desesperacion.

A veces, me detengo a reflexionar en todas las cosas en las que podria estar cometiendo errores, para comprender la cadena de situaciones en las que me encuentro actualmente. No es por ser pretenciosa, pero actualmente he hecho hasta lo imposible por hacer las cosas perfectamente bien.
He trabajado como mula, me he esforzado para practicar canto despues del trabajo, el unico tiempo que tengo libre lo he utilizado unicamente para hacer papeleos, para hacer mandados de la casa, para hacer los mandados de la gente de la casa, para satisfacer los caprichos de la gente de la casa, para resolver los problemas de la gente de la casa. Que estoy haciendo mal entonces? Quisiera que alguien lo suficientemente objetivo respondiera a mi pregunta, sobre todo porque desde hace 2 años he renunciado por completo a lo que podria llamarse "mi tiempo" (el tiempo dedicado unicamente a reflexionar sobre mi, a escuchar musica y a relajarme con mis amigos).

He llegado al punto de darme cuenta que cada vez que me miro al espejo, veo a alguien que ya no suelo conocer... Aquella persona llena de sueños y esperanzas que imagino que algun dia podria ser mas atractiva fisicamente y que encontraria finalmente a alguien que realmente la quisiera,  fue remplazada por una masa corporal ojerosa, que cada dia se repite lo que Simone de Beauvoir pondria en uno de sus libros : "Soy una persona de casi 30 años, mi vida termino aqui, y ya no sere nada mas de lo que soy actualmente", me permitiria agregar a esta frase algo que de Beauvoir no me perdonaria: "Ya no me queda mas que embarazarme, tener hijos, perder completamente mi individualidad, y seguir con el proceso de desintegracion".

Todo esto valdria la pena si al menos recibiera un poco de esa estupida ilusion con la que todos nos conformamos: el amor. Si al menos me sintiera querida durante el proceso, que putas importaria la tal "desintegracion"? Si al menos, alguien me hiciera sentirme un poco especial...

Pero me siento como una maldita mierda que nunca sera apreciada por nada ni nadie... Por eso aprovecho esos momentos en Honduras, en los que mis amigos se alegran por mi presencia y se esfuerzan por estar conmigo durante mi estadia. Lo magico es que aun aquellos que no son mis amigos intentan darme de su tiempo.
Que importa tener que pagar unas cuantas resacas por sentirme un poco querida?

Maldicion! En que putas me he convertido?