27 marzo 2012

El vomito de la existencia

Este es el dia en el que puedo decir que es lo que pienso de ustedes. Siempre se sentaron frente a sus pupitres pensando que tenian todo el poder del mundo. Ahora los visualizo a todos haciendo una gran fila a lo largo de la Avenue de l'Opéra, sintiendose importantes cuando en realidad para mi son solo postes que iluminan cuando el sol se oculta, cuando a nadie le interesa salir... En este instante, existen aunque no esten presentes y escuchan todo lo que tengo que decirles... Se que en años anteriores nunca se tomaron la molestia de dejarme hablar, pensando que no tenia nada importante que decir... Poco importa la importancia, lo que cuenta es que tengo palabras que expresar.
La verdad es que siempre los vi como el vomito de la nausea causada por la existencia. Con su pseudo-intelectualismo y su afan por parecer importantes y/o interesantes. Estar a su lado me causaba nausea... No por el hecho de sentirme superior a ustedes. La verdad, creo que los niveles que ustedes imaginaron que existian son simples artificios de ridiculez que crearon para simplemente sentirse bien con ustedes mismos.
Su hipocresia sobrepasa los limites de lo creible... En algun momento pense que podrian entrenerme o que el tiempo que pase a su lado podia crear una especie de confianza. Pero la realidad es otra, y solo puede descubrirse esto cuando hacen el magnifico malabar de apuñalar por la espalda.
Ustedes iniciaron su existencia siendo nada y moriran siendo nada... Como todo ser viviente. Sin tener un poco de merito por existir. Con sus ridiculas camaras fotograficas y sus notas sobresalientes. Su existencia apesta a lo lejos... Y solo puedo reirme de su actuacion burlesca de pobres cabareteras.

JAJAJAJAJAJAAJJA

15 marzo 2012

Miedo n°3 : Telefono

Estaba en linea con uno de los proveedores cuando el entro a la oficina y se quedo ahi para esperar a que terminara.

"-Gabriela, realmente estoy sorprendido. Estoy sumamente sorprendido por como hablas por telefono ahora. Antes siempre parecias tener miedo... Hoy veo a alguien diferente, alguien llena de confianza y segura de si misma. Lo escucho hasta en el tono de tu voz. Has madurado bastante..."

Creo que despues de tanto insistir, termine haciendo muy bien mi papel en la actuacion... Con que nuevo miedo tendre que actuar superacion?

13 marzo 2012

La Moneda

Hermann la recibió a la entrada con una gran sonrisa en sus labios.
"-Querida, me alegra verte. Aunque no lo creas, pienso que a pesar de tu inmadurez puedes llegar a hacer cosas grandes en este lugar...
-¿Me dices a qué malabar estoy destinada?
-Empezarás con poco. Toma esta moneda. Tu ya sabrás qué hacer"

La amargura en su paladar era algo que no soportaba. Durante muchos años, los globos de helio le habian insistido en que su lugar no era ése... Desgraciadamente, a ella no le gustaba volar para pensar que luego simplemente se reventaria al tener contacto con un cable eléctrico. Siempre habia soñado que los globos volaban lejos, hasta llegar a nebulosas desconocidas y místicas. Odiaba que los globos se dejaran amarrar para ser vendidos como regalos, o para ser utilizados como decoraciones en la feria.

Conoció a Hermann en la época en la que vendía rocetas de maíz. Los vendedores la habían encantado prometiéndole que el caramelo y el azúcar que cubrían aquellos cuerpos blancos y simples, podrían quitar ese sabor que la atormentaba.
Le habían propuesto que dedicara la totalidad de su tiempo a vender lo que ellos llamaban “más que una golosina”. Evidentemente, vivían fascinados con la idea de que cualquier tipo de presión y de calor podían transformar aquel grano del montón en un alimento del montón. Lo que haría que su gusto tuviera “lo extra” era el dulce falso que cubría aquellos cuerpos pálidos y sin sentido. El dulce la entretuvo por un tiempo, pero finalmente intensificó aún más la amargura.

Ese día Hermann la vio, desinteresada, desilusionada. “Sólo para locos”-le susurró. Al voltearse, vio pasar frente a ella el circo que venía a instalarse en la feria.
Ella dejó su puesto y corrió hacia Hermann, quien la recibió en la entrada con una gran sonrisa en sus labios mientras comprometía su ser a ese espectáculo kaleidoscópico al darle esa moneda.
Hermann no tuvo que indicarle qué hacer... Ella tomó la moneda y al ponerla al contacto de su lengua, lo descubrió... descubrió ese sabor amargo que la dominó por completo. Tomó la moneda entre sus manos y se encontró en sus múltiples usos: la lanzó al aire y sintió su levedad, la hizo rodar y calculó su velocidad de movimiento. Lo que más la fascinó de ese elemento independiente a ella, eran sus dos caras... Esas dos caras que formaban un solo cuerpo, un solo ser. Dos caras convexas, complementarias e inseparables... Dos faces que existían y “eran” sin necesidad de aparecer al mismo tiempo.
Rodando en medio del círculo, saboreó en el negro-blanco, la inocencia sexual de su cuerpo, de su mente y de su alma, y cayó... cayó por las gradas... una por una, emitiendo un sonido frio y solitario, ilusionando a los vagabundos, a los niños y a los ricos.

El público aplaudió... Todos estaban hipnotizados con su espectáculo. Su cuerpo había cambiado y su mirada se había transformado en un lago de historias oscuras. Hermann la tomó por la cintura, y juntos saludaron al público, quien había decidido perder la mente.

“Querida, bienvenida al circo... La entrada cuesta la razón”

El vals de los demonios

Demonios, demonios... Dancen alrededor. Sigan el compas de las culpas que el pasado habia guardado en su delantal marron. Atormenten mi mente cambiando la historia, reescribiendola, haciendo de esta manera pedazos mi memoria y dejandome sin un punto de referencia.

Recuerdenme que muchos libros quedaron abiertos sobre la mesa de la biblioteca. Obliguennos a callarnos para que todos escuchen lo que tienen que decir.

Los demonios... Las tormentas... y el suelo empieza a rajarse. El suelo me absorbe... El infierno tambien.

Supongo que el infierno somos los demas...

02 marzo 2012



Mientras caminaba por la calle "Quatre Septembre", pense en mi pelicula preferida... mas especificamente, en una de las escenas en las que el narrador decia lo que al personaje principal le gusta y no le gusta.
"A Gaby le gusta... ?
A Gaby no le gusta : el comportamiento de la gente pseudo-intelectual y pretenciosa que cree tener el derecho de definir como debe ser el mundo, aburrirse cuando tiene tiempo libre, la lluvia francesa que es tan palida y debil que no inspira ningun sentimiento, levantarse por las mañanas y no tener ni un poco de fuerzas para comer, extrañar a los que quiere cuando mas los necesita, no encontrar una cancion que vaya acorde a lo que siente, enojarse al ver las noticias de Honduras, los comentarios de Claude Guéant, el sentimiento de rendicio que siente cuando un amigo que quiso con todo su ser solo le muestre indiferencia, reuniones que se organizan para hablar mal de alguien, los maltratos a las personas mayores de edad... y muchas cosas mas".

Eso me hizo reflexionar en que a mis 25 años de edad no tengo bien definido que me gusta exactamente, pero si se que es lo que no me gusta. Me encuentro entonces como un personaje pensado por Woody Allen que solo tiene bien definido que es lo que no quiere ser...
A los 17 años tenia esta idea de como seria a mi edad actual: primero que nada, me miraba viviendo en Francia, siendo una mujer exitosa por todos los esfuerzos que haria, alejada de los esquemas sociales en los que los sueños mas grandes de una mujer deben basarse en construir una familia, comprar una casa, tener carro, un perro y otras comodidades que los pequeño-burgueses creemos necesarias... No puedo decir que estoy lejos de lo que pensaba que seria a mis 25 años puesto a que me encuentro viviendo en Francia, en un trabajo que hasta el momento he conservado por todo el esfuerzo que he dedicado a "hacerme necesaria", y pues mis relaciones estan lejos de ser esquematicas...
Pero, desde hace unos años, desde que tengo la suerte de amar y de ser amada, esas ideas de no "seguir el esquema" se han ido deteriorando porque la verdad es que no me disgusta la idea de construir una familia con esta persona, comprar una casa con ella y tener un perro con el que jugar todos los dias. Pero mas que seguir ese esquema, se que lo que no quiero es vivir lejos de esta persona... Lo demas : la casa, los perros y los hijos son secundarios.

Si me pongo a reflexionar a profundidad sobre lo que realmente me gusta, creo que solo podria hablar de cosas que en este momento en especifico me gustan y no me gustan... Estos gustos, evidentemente, pueden cambiar de un momento a otro, pero al menos se que forman o formaron parte de mi vida.
Existen ciertas cosas que realmente detesto, pero a parte de eso, creo que puedo ser bastante flexible. En fin... Dejemos que este pensamiento deje de ser una perdida tiempo.