24 octubre 2010

Té para tres...



Es complicado no sentarnos en un café sin que su presencia aparezca... Es difícil besarte sin pensar que la ves a ella en cada beso.
Comíamos, almorzábamos... Y ahí estaba ella. Apareció... Como en los pensamientos en los que no deja de atormentarme.
"Vámonos, Gaby"
¿De qué escapabas? Nunca quisiste decírmelo, nunca quisiste explicármelo... Me apoyé en la baranda de las gradas mientras miraba cómo la abrazabas y le dabas un pequeño beso en la cabeza. Mi mente sonrió... Mis piernas me obligaron a correr. Quise escaparme... Pero nunca llego muy lejos cuando de estos asuntos se trata.
Cuando te conocí, aún la amabas... Me gustaba hablar con vos de lo que sentías por ella, del gran amor que tu corazón guardaba por esa niña. Me sentaba frente a mi computadora, maravillada con las historias de ustedes dos... De cómo la seguiste hasta el último centímetro intentando recuperarla. Nunca creí que llegaría a importarte en lo más mínimo...
Y ahora es como sentarme frente a vos, hablar sobre temas que vienen a nuestra mente... Verte tomar el café, mirando cómo tus ojos consumen cada recuerdo aprisionado en esa taza. Soy inexistente... Completamente inexistente.

Hablas de amor, de sentimientos hacía mí... Pero es imposible que tu dependencia hacia ella sea eliminada. Sin ella, no existís... Sin ella, no te sentís... Sin ella... Sin ella... Siempre seguirás siendo de ella...
Tu corazón siempre será de ella de una u otra manera...

Yo no soy...

3 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

hermoso texto, y un muy buen blog! :)

Anónimo dijo...

Déjeuner du matin - Jacques Prévert

Il a mis le café
Dans la tasse
Il a mis le lait
Dans la tasse de café
Il a mis le sucre
Dans le café au lait
Avec la petite cuiller
Il a tourné
Il a bu le café au lait
Et il a reposé la tasse
Sans me parler

Il a allumé
Une cigarette
Il a fait des ronds
Avec la fumée
Il a mis les cendres
Dans le cendrier
Sans me parler
Sans me regarder

Il s'est levé
Il a mis
Son chapeau sur sa tête
Il a mis son manteau de pluie
Parce qu'il pleuvait
Et il est parti
Sous la pluie
Sans une parole
Sans me regarder

Et moi j'ai pris
Ma tête dans ma main
Et j'ai pleuré