21 febrero 2010

Cristina...



Hace mucho tiempo me propuse regresar a mis buenos hábitos de encerrarme en mi casa, con la buena compañía de unos cuantos DVDs de películas que me interesen y Sonia.
Los halagos que la gente le ha hecho al personaje del "Joker", me hicieron no dudarlo mucho al momento de escoger la película del "Caballero Negro" y el afiche de esta película llamada "Vicky, Cristina, Barcelona" siempre me ha llamado la atención... Así que decidí verla también.

Aunque parezca que vengo a hablar de esta película, en realidad vengo hablar más de este sentimiento que Cristina, el personaje presentado por Scarlett Johanson, tuvo durante toda la historia.
En una de las escenas de la película, Cristina admiraba a la hermosa Penélope Cruz, realizar una pintura. Desde arriba contemplaba la pasión que cada uno de sus movimientos emanaba...

"Yo nunca voy a llegar a inspirarte tanto..." Algo parecido a esto le dijo ésta al pintor quien se sentía inspirado más que nunca.

¿Qué tienen de mágico las musas? Tienen algo natural... Algo como cristalino, como un prisma por cual pueden verse los diferentes colores y crear combinaciones mágicas... Poemas míticos, legendarios... Pinturas maravillosas... Cancionas perfectas...
Decisiones, pequeñas decisiones, grandes decisiones. Se mira en los ojos... Se reconoce...
Siempre he sido el plato de segunda mesa, la persona con la que se tiene que quedar para el confort, la tranquilidad...

"Me mirás a mí en todas..."

Las miran a ellas en mí.

06 febrero 2010

Necesitamos que...



"Empezá inmediatamente después que te de la señal..."

El conservatorio era como un mundo en el que las personas pertenecían a pequeños clanes que las identificaba y las diferenciaba.
Estaban los pianistas, quienes tocaban todos las mismas canciones una y otra vez. A veces, llegaban al lugar con sus cuadernos con "Sinfonías" enteras las cuales tenían que interpretar a la perfección. Eran seres callados y tímidos cuyo lenguaje se componía de rayas y pequeños puntos que al perderse con las cuerdas del piano, se transformaban en lo que ellos sentían en ese momento... Se podía notar facilmente su aburrimiento, su desesperación, su alegría o su frustración por no interpretar a la perfección...

Por otra parte estaban los guitarristas quienes por lo general eran chavos que deseaban ser los próximos Kurt Cobain. Las canciones de Nirvana retumbaban en los jardines en donde el profesor de guitarra los obligaba a estar. Eran personas con espíritus libres que muchas veces tenían éxito con las muchachas de canto y de piano. Era imposible ignorarlos...

Los de batería se dedicaban en encerrarse en el "cuarto de Denis"... Era un cuarto oscuro, pero que tenía la peculiaridad de siempre estar abierto y permitirle a la gente ver que estaban ahí. Ellos no deseaban conquistar corazones de niñas ni andar de artistas, sólo deseaban tocar... Tener ritmo... Lograr caminar, seguir adelante...

Por último, estaban las niñas de canto... Por lo general, esta especie se caracterizaba por tener miembros de género femenino. Eran las típicas niñas bien arregladas que soñaban con cantar en iglesias o transformarse en las futuras Sarahs Brightmans. Eran todas como las pequeñas muñecas de las cajas musicales, que al abrirlas, dan todo un espectáculo...
Para pertenecer a este grupo se tenía que nacer con un don o simplemente ser como una muñeca de porcelana. La competencia por ser la mejor cantante era continua, y las personas débiles no tenían otra opción que cambiar de instrumento.

Nunca entendió cómo llegó a formar parte de "las cantantes". Su pelo largo y sin forma, sus botas negras y altas, sus pantalones desteñidos y sin gracia no eran características que se apreciaran para formar parte de este grupo... Ál parecer, tuvo la suerte de haber tenido una tía con voz perfecta y la gente creía que ella podía tener una oportunidad.
"¿La escuchaste el sábado? Canta igual que su tía..."
Tuvo la suerte de que el dueño del conservatorio fuera muy buen amigo de su familia... Inmediatamente le pidió que participara en el CD de Navidad, el cual era grabado siempre por las mejores cantantes del conservatorio.
Y en ese momento se encontraba ahí, frente al micrófono... Formando parte de las cantantes, escuchando las órdenes...

"Cuando te de la señal empezás"-Le repitió

El micrófono le pedía perfección... Le pedía ¿no pensar? Tenía roto el corazón... Por el suelo... Amaba y sabía que tenía que dejar de amar. Era la representación del dolor... Era él su verdugo, por quien se encerraba en obedecer órdenes, y sabía que ya no iba a estar ahí... Pero quería imaginar que regresaría con ella.

"Tenés que cantar más suave... El micrófono no puede captar la potencia de tu voz"

Siempre había querido hacer lo que le gustaba... Odiaba cantar como un susurro. Le gustaba gritar, gritar su interior, pero en ese momento, sus gritos se encontraban en otro lado.
No quería decepcionar... Quería hacer algo bien... Al menos... Si él...
Al menos esto podría hacerlo bien...

No seas vos...

Y dejé de ser quién soy... Fui lo que quisieron que fuera... A mis 16 años, me vendí por amor...

¿Acaso es inhumano cuando digo que te amo?



A veces, a veces realmente quisiera desaparecer... A veces lo logro. A veces logro arrancar mi parte emocional y me convierto en una simple máquina buscadora de publicaciones prefectorales...
A veces no sé qué hacer, ¿cómo puedo decirte que te amo?¿Cómo puedo decirte y hacerte entender que sos mi vida, que sos todo para mí, que realmente sueño con darte todo mi amor?
Acostada en mi cama, miro el celular que me regalaste y espero un mensaje de tu parte. Quisiera a veces... Realmente no quiero que todo se haga como una colección de heridas cicatrizadas... A veces pienso que no sabés cuánto me duele... Y quisiera tanto que lo supieras. Quisiera que entendieras que trato de sobrevivir, de no perderme en un llanto... Quisiera que me vieras esforzarme por sobrevivir... Es difícil, creo que lo sabés...
Mientras estaba en mi cama, diciéndote adiós... Recibí este mensaje... No me dijiste que me amabas. Un pequeño y stúpido detalle... ¿Mañana vas a seguir queriéndome? Quisiera escaparme y no ver el mañana, cuando, ya no sea nadie... o sólo sea otra persona más que pasó por tu mágica vida...
Te estoy perdiendo... Eso lo sé... Y yo voy muriendo en el intento de amarte... De amarte con todo mi ser... ¿Por qué no me lo permitís?
¿Querés que nos demos un tiempo? Querés un tiempo para que sepás lo que está bien... Seguramente. Yo sólo quiero arrancarme el corazón... No tratés de arrancarme el amor que tengo por vos... ¿Por qué querés que no lo tenga?¿Por qué no querés que te ame?

Arrancame el corazón antes de que duela tanto...