15 enero 2010

Bons baisers de Paris...

Cualquiera diría que mi vida es perfecta...

Desde que tengo 10 años, supe que había mucho por ver en el mundo y que quedarme en un pequeño país encerrada hasta mi muerte no sería una opción. Habían edificios construidos con plantas y hadas en otros lugares, y quedarme en Honduras hacía imposible que pudiera estar cerca de esto... Fue ese día, mientras después de regresar de mi viaje de Francia supe cuál sería el propósito de mi existencia: regresar de nuevo a Francia y sobre todo a París.
Esto parecía imposible puesto que era una estúpida niña que durante toda su escolaridad secundaria tuvo notas muy mediocres. Los profesores pensaron que no sería buena idea que hiciera el Baccalauréat a distancia debido a que no tenía el nivel para hacer algo tan complicado. Así que la única opción que nos quedaba a mi mamá y a mí era que me inscribiera en una universidad hondureña y para poder terminar lo más rápido posible era imperativo que ésta fuera privada.

Así que entré a Unitec, a la carrera de Comunicación y Publicidad a los 16 años. Fui la única de mi clase que decidió inscribirse en esa carrera... Todos hablaban de que era una carrera muy fácil y que por lo tanto no tenía nada de interesante. A mí me llamaron mucho la atención las clases que se proporcionaban: Dibujo, Diseño Gráfico, Teatro, Música, Fotografía... En fin, ¿cómo habría podido no escogerla? Era perfecta... Además proporcionaban clases de Multimedia y se prometía que con esta carrera podría trabajar en la creación de páginas Web.
A los 12 años, por una obsesión que tenía con Sailor Moon, empecé a aprender a realizar páginas web... Como en aquellos tiempos conocía muy poco de la computadora, no sabía que la función de Copiar-Pegar existía, así que muchas veces, imprimía los códigos de HTML que encontraba en sitios que ofrecían en páginas de Sailor Moon, y escribía exactamente lo que estaba en estos códigos en el cuadrito que ahí estaba... Así fui entendiendo a que correspondía cada código y de esta manera fue que aprendí a usar el lenguaje de programación de HTML.
Era genial pensar en la opción de que yo trabajaría en algo parecido y si esta carrera me lo permitía, ¿cómo podría no escogerla?
Así que me inscribí en Unitec, en Comunicación y Publicidad a los 16 años... Y mi meta seguía siendo la misma: irme a Francia.
En los pasillos de la universidad miraba siempre ese rotulito que invitaba a los alumnos a aplicar a unas becas para poder estudiar en Europa. Me dije que si no ponía de mi parte, no podría nunca lograr lo que quería... Así que empecé a trabajar más seriamente... Pronto me convertí en Unitec en "la güirra" de los 100s, la favorita de "la Bruja de Contabilidad", "la genio", "la superdotada"... etc, etc. Cuando en la graduación recibí la medalla por ser la mejor de los graduandos, mis compañeros consideraban que esto era algo normal, a pesar del mal discurso que di ese día. Ninguno de ellos pensó que sólo era una manera para poder venirme "al lugar soñado"... Ser buena alumna era interesante, pero lo importante era poder sobresalir para que se me tomara en cuenta en algo que me llevara a Francia.
En una de las clases de Publicidad, una profesora nos exhortó a buscar un trabajo... La gente que no tenía experiencia era muy poco tomada en cuenta en los trabajos y en otras cosas. Ese día me dio un poco de estrés... ¿Y si no me tomaban en cuenta en la beca para venirme a Francia? Así que salí corriendo a la Alianza Francesa buscando un trabajo o algo parecido... Hablaba francés en todo caso, no podría ser tan difícil... Por otra parte, estar cerca de la Alianza Francesa me acercaría más a las oportunidades de viajar a Francia... Ese primer día, nadie supo darme una respuesta... Así que seguí yendo, pero siempre obtenía las mismas respuestas, aunque un día me dieron una pista, un nombre... Esta persona era quien se encargaba de encontrar trabajo... Y lo que era perfecto era que era la amiga de una amiguita de mi hermana y mía. Llamé a mi amiguita pidiéndole ayuda, y ésta rápidamente me puso en relación con esta persona. "Venga el sábado a las 12:00 m., este día podrá recibirla el director para una entrevista".
La entrevista fue un desastre, y las primeras ocasiones que trabajé ahí también lo fueron, pero conocí a una persona (que por cierto es una muy buena amiga mía actualmente) que me ayudó a encontrar un trabajo más estable en la Alianza Francesa.
El trabajo de profesora me encantó... Era perfecto... Enseñarle a personas lo que sé me motivaba mucho... Para mejorarme, decidí estudiar una segunda carrera a distancia: una licenciatura en Francés Lengua Extranjera.
Esto me ayudó mucho cuando la oportunidad de irme a Francia se presentó... En la entrevista de Asistentes de Español en Francia, fue muy tomado en cuenta que estudiara una carrera para dar clases de francés y que hubiera estado en un liceo francés. Por otra parte, el director de la Alianza y su esposa fueron quienes hicieron esta entrevista y ellos ya me conocían muy bien...
En el 2007, preparé mis maletas y me vine a Francia. Al inicio, viví en Estrasburgo, en donde trabajé dando clases de español a jóvenes franceses. Sinceramente fue una de las mejores épocas de mi vida. Viajé mucho: Alemania y Suiza no quedaban muy lejos, para Luxemburgo se tomaba un tren y para Turquía un avión a precios muy bajos... Pero lo más interesante de esta época fue poder compartir con todos estos jóvenes que estaban sorprendentemente sedientos por conocer sobre mi país y mi lengua. Rápidamente fui adquiriendo un cariño inexplicable hacia todos estos alumnos. Me sentí como en esas películas en donde el profesor era lo más querido del pueblo... En clases, mis alumnos reían mucho, bailaban al son de las canciones de Honduras con lo que aprendían nombres difíciles como Tegucigalpa, zapotillo, tamales, etc. Era genial encontrármelos en la calle y poder saludarlos... Mi vida era realmente muy buena, pero esto sólo podría durar 7 meses... Después de este tiempo, las cosas tendrían que cambiar... Y fue 5 meses antes de que todo terminara que empecé a buscar mi futuro en París... París era la meta, el objetivo... Y encontré esta universidad que me hizo soñar durante meses: El Celsa.
El Celsa es una de las escuelas de Comunicación más prestigiosas de Francia. Cualquiera que se graduara de esta escuela podría encontrar fácilmente un trabajo. Apliqué a un programa que me ayudaría a evitar realizar los exámenes de admisión y que sólo estudiaba un dossier que se le era enviado... Mis notas en Unitec eran muy buenas, pero el hecho de vivir en Francia complicó las cosas... El programa no quería aceptarme por vivir en Francia, así que por mi parte fui haciendo los trámites sola. Un día, de la nada, recibo un correo de que finalmente si me habían aceptado en el programa... Después de un tiempo, hice lo imposible por que me aceptaran en la escuela y mis esfuerzos dieron resultado: fui aceptada en el Master de Comunicación Política del Celsa.
Mi vida en el Celsa fue complicada... Mis compañeros eran en su mayoría franceses y no creían que un extranjero pudiera hablar francés, y peor aún que pudiera aprender lo mismo que ellos sobre la política francesa. Confieso que al inicio no sabía NADA de política francesa, pero estaba ahí para aprenderlo...Lo interesante es que terminé conociendo mejor la política francesa que la política hondureña, y pude aprender algunas cosas sobre urbanismo y colectividades francesas, lo que fue muy tomado en cuenta por esta persona que buscaba un practicante para realizar la comunicación de un proyecto de construcción en un pueblo del Norte de Francia.
Al entrar a mi práctica, cuál no fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que estaría encargada de dirigir la creación del sitio web y otras herramientas de comunicación... Mi sueño de niña estaba al fin cumpliéndose... Mi motivación hizo que mis jefes decidieran darme un empleo después de mi práctica... Pero para el empleo tenían que arreglarse ciertos papeleos administrativos... ¡Ah! ¡Cómo me han molestado estos papeles! Desde mi llegada a París, han sido una pesadilla... Los funcionarios siempre tienen esa idea de que algo los deificó y que por lo tanto sólo ellos tienen la razón. A pesar de que llegaba muchas veces con todos mis papeles, siempre me mandaban de vuelta a mi casa para que fuera corriendo a buscar un papel que según ellos no estaba... Cruzaba todo París en busca del tal papel, y al llevárselos, casi con una crisis nerviosa me decían: "no se hubiera molestado... No era necesario el papel". En fin... siempre he tenido este tipo de problemas con la administración francesa, y ésta no iba a poner un fin a la tortura inmediatamente... Hace unos meses recibí la noticia de que no podía hacer nada por el momento, de que no puedo trabajar y que tengo que esperar a que la querida administración desee algo de mi parte... Y ahí vienen las preguntas, ¿Por qué hago todo esto? ¿Por qué estoy aquí? Nadie me quiere aquí... Estoy lejos de quien amo... Porque sí, estoy lejos de quien amo... De Bennu...
Cuando había decidido convertirme en Zombie, de enterrarme fuera del amor y esas cosas, llegó Bennu a mi vida... Encerrado en mi clóset... Me tomó con él, y desde hace 1 año, vivimos en nuestro mundo de fresas somníferas, en un mundo fantástico... Como desde la primera vez que vi sus ojos, como el día en que me besó y nos perdimos...
Siento... Siento como un vacío al pensar en todo esto... No entiendo por qué razón las cosas se complican de esta manera, trayéndome a un lugar en el que no quieren de mí, pero en el que sueño estar desde chica... Es como si... Y Bennu... Extraño a Bennu... Quisiera...
Ayer, una amiga que vivía en Europa me dijo que había decidido regresarse a Honduras... Que estudiaría Comunicación y Publicidad, para ser como yo... Para encontrar la misma respuesta que yo. Mi mamá me dijo hace unos meses que inspiro a la gente... No lo creo... Hablaba de José Mario, que yo había sido su inspiración para estudiar Comunicación... Irónico... Nunca he pensado en que inspiro a nadie... Mi blog demuestra que hay demasiados conflictos en mi mente... No creo que la gente quiera esto en su vida...

Decidí cambiar mi blog en mi tiempo de ocio... "Bons baisers de Paris"... "La Nausea"... Son cosas en mi mente... ¿Nueva etapa? Ésta soy yo... Y mis besos desde París... Mis nuevas expectativas y miedos... Mis nuevos conflictos... Todo...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Adoro leer lo que escribis, gracias

Gabriela dijo...

Te amo

Anónimo dijo...

OH my GOD!... me encanto. tenemos casi los mismos pensamientos, desde hace muchos años kiero irme a francia a paris y lo peor de todo eske no encuentro el master que quiero en paris . soy una arquitecta! si sos inspiradora!!! increible! me enkanta!

Anónimo dijo...

irme a paris es mi sueño tambien . lo bueno es k vos ya lo cumpliste

Gabriela dijo...

Mmm... ¿Quién sos? Sos un Anónimo nuevo imagino... Porque no parecés el Anónimo Hilarante