05 noviembre 2009

Sientes por dentro que todos se van, desde el principio al fin... Sólo quisimos vivir



Hace unos días, una amiga con la que he sido bastante cercana estos últimos tres años me dijo: "Sólo quiero que sepás que vas a dejar de ser una prioridad en mi vida de ahora en adelante...".
Puedo decir que esto me afectó de cierta manera, puesto que con esta amiga he tenido un cierto grado de dependencia durante todo este tiempo. Pero mientras hacía mi viaje habitual en el metro esa noche, me puse a pensar que ese es el ciclo normal de las cosas.

P. le dijo a mi papá una noche, en el café, que era feliz porque me tenía... "Vos no la tenés a ella-le dijo secamente mi papá-en esta vida no tenés a nadie... Sólo te tenés a vos." P. me miró un poco sorprendida por la respuesta... Y yo escuchaba las palabras de mi papá como si esto fuera simplemente un discurso que muchos años atrás había aprendido de memoria.
Al parecer, sólo mi cabeza logra retener ese tipo de mensajes puesto que mi interior tiene esa pequeña esperanza de que las cosas son intemporales y logran estar ahí para siempre...
El problema es que al hacer el recuento de mi vida... Sobre todo, al ver este blog, reflexiono y veo que una gran parte de personas que compartía pequeños posts en esta colección de eventos, se ha ido, simplemente ha tomado caminos muy diferentes al mío, a pesar de los pequeños compromisos que se hicieron.

"-Nunca vas a dejar que tus papás nos separen, juralo
-Te lo juro"

Un pequeño diálogo, un juramento, ¿un pacto? Sus papás no fueron tan fuertes como nuestros deseos de herirnos mutuamente. Algo nos separó... Algo deshizo nuestra amistad de 6 años, nuestras risas interminables en mi carro, o los viajes al Centro Comercial de Tegucigalpa realizados únicamente para terminar comiendo Panes locos o para inflar condones en el estacionamiento de este lugar.

Era como una hermana pequeña para nosotras... Cada vez que habían problemas en su casa, ella venía a nuestro humilde hogar. Las canciones que nos hacían reír hasta desmayarnos no fueron lo suficientemente fuertes como para mantenernos juntas toda la vida... Pero, siempre hay algo que nos une... Una pequeña historia que quedó en el pasado... "Espero que vengás a Austria a visitarme"...

Y al ver a mi amiga y recordar los eventos sucedidos el año pasado, me di cuenta que yo también me estoy alejando, yéndome lejos... Pero sigo ilusionada con que algo eterno nos mantiene unidas. Quizás, lo más importante es que esté consciente que el lazo fue borrado y que debo alejarme poco a poco...

Esta canción de Amaral y Moby fue compartida hace unos años en este blog... Quise ponerla de nuevo como símbolo de un adiós al pasado... Muchas cosas cambiaran seguramente... Es momento de empezar a cambiar...