18 agosto 2009

Uno...

¿Qué es lo que pasa conmigo cuando estoy con vos?

Una mirada... sólo eso me tomó para sentir dentro de mí que habías entrado en mi vida. Una tan sola mirada que se pintaba perfectamente en mi mente aún después de tres años de no verte. Una mirada.

Una palabra... una palabra fue lo que necesité para que cambiaras mi existencia... No sé... Es como... Es como dicen... La soledad se borró... Las palabras perfectas... Las acciones indicadas, todo eso. Y necesitaba eso de vos en mí... No podía alejarlo... no podía permitir que estuviera lejos.

El celular sonó. "Maje, estamos afuera, abrí, por fa...". Mi hermana no pudo haber hecho mejor plan. Ahí estabas... Tratando de, ¿no existir? El sueño me invadía... Quizás es ahí donde siempre hemos estado... En los sueños. Te abracé... Me abrazaste... Un abrazo... Eso fue lo que utilicé para aprisionarte dentro de mi corazón... "Sos real"...

Una noche... Una noche de vigilia junto a mi hermana y su amigo... Sólo una noche fue lo que necesité para sentir que estabas ahí. Nunca he sido de las que toman los primeros pasos y siempre he tendido a escapar cuando los demás lo hacen... ¿entonces, cómo pude acostarme en ese momento a tu lado y tocar tu hermoso cabello negro mientras nuestros ojos se escapaban de la mañana para quedarse en los sueños?

Una caricia... Una caricia fue lo que nos unió en la noche...

Un beso tuyo... Un beso tuyo fue lo único necesario para que los besos se convirtieran en algo de mi agrado. Siempre había odiado besar, pero, tus labios parecen encajar perfectamente en los míos... Se siente magia en el pecho... Y sólo deseo... Sólo no entiendo...

No entiendo cómo algo así podría esconderse... Cómo algo tan lleno de vida no tiene que sacarse en cualquier momento. Esto que tengo aquí es grande y tan diferente... Todo ha estado en sincronización desde el inicio y me pregunto, ¿por qué no puedo amarte todo el tiempo? ¿Por qué no puedo tomar tu mano en cualquier lado?
Sé que tengo que comportarme y no... No mostrar lo gigante que está en mi pecho, pero... Se me hace imposible no ser quien hace lo que odiás... Sólo.... UNO

17 agosto 2009

Unas cuantas notas de música...

Música... ¿Qué es tan mágico en la música? Miedo... Noche... Luces que opacan los rostros y muestran los miedos... ¿Miedo a qué? Siempre el miedo ha formado parte de mí... Siempre ha sido como el sinónimo de mi interior. Sin embargo, en ese momento, no pude definir bien el miedo... ¿O el miedo fue un factor que combinado con unas cuantas notas musicales me obligó a abrazar su cuerpo en ese momento?
"Estoy asustada..."
"Todo va a estar bien"
Mi mano buscó la suya... El miedo me empujó, pero borró el miedo a sentir su piel. Los miedos hablan entre sí...
"Está bien..."
Y la música continuó, hablando con los miedos, embriagándolos de sensaciones y sentimientos. Su piel, su piel tan suave... sus ojos mirándome fijamente como aquel día en el que no existía. Sus caricias... Era un estado tan mágico, tan real como todos los días en los que soñábamos... Sólo su mirada, la soledad y yo... Ninguna otra palabra juzgadora sobre eso tan mágico... Sólo...La música, su mirada, la soledad y yo...

02 agosto 2009

Et si c'était la douleur qui fait chanter les oiseaux?

Siempre se ha asociado el canto del pájaro con ese estado de ánimo que llaman alegría... En esa película que vi hace algunos años, esta niña le dijo al cura: "¿Y si fuera el dolor lo que hace que los pájaros canten?"
No me extrañaría que se comprobara que ésa es la razón por la que cantan todas las mañanas... Cuando al sentir su pecho comprimido por dos manos invisibles compartan con nosotros esa música tan cruda de desesperación... Y así podríamos justificar tanto dolor que hay sobre este mundo...

Ese día, el pajarito cayó a mis pies... Sus plumas trataban de hacer que el aire se apartara de él. Quería alejarlo... Su cuerpo se movía tratando de alejarlo todo...
No quise verlo porque sé que vomitaba sus últimos suspiros de vida...
Me fui... Pero el día de hoy, me pregunto: ¿Cómo cayó ese pájaro del cielo? ¿Simplemente habrá decidido que el dolor era demasiado grande como para llevarlo sobre su espalda todo el tiempo?

Quizás todos deberíamos tomar buenas decisiones...