17 abril 2009

Decode...



¿Cómo querés que decida que está bien cuando ponés todas estas nubes en mi cabeza?

07 abril 2009

El miedo a ser lo que era...

Si alguien me preguntara en este momento cuál es mi mayor miedo, automáticamente respondería que sin lugar a duda es volver a ser como era antes...
No sé por qué razón, pero cada vez que en mi vida hay ansiedades o miedos muy grandes, en mis sueños siempre tengo la horrible imagen de una niña de 15 años, vestida de azul y rojo, rodeada de las mismas personas de las que estuvo rodeada durante aproximadamente 12 años. Los profesores siguen siendo los mismos, y los compañeros que consideraban que esa niña era una idiota no han cambiado de parecer... Las clases de francés siguen siendo mis favoritas y el estrés por no ser la "J'ai peur" de la clase no ha desaparecido... Así que en mis sueños, mientras Pascal me da algunas tareas, hago lo imposible por no ser quien soy...

Desde que entré a Unitec, me he escapado de ese pasado... Es como si quisiera ignorar que algún día estuvo ahí. En el mundo no hay lugar para débiles, en todo caso... Y yo tengo que sobrevivir...
En Unitec, todo era genial... Aunque los profesores nos conocían bien, todos teníamos el mismo nivel, nacionalidad, muchos intereses en común... Los estigmas existían sólo si se sobresalía... Como nadie conocía mi pasado, mi nuevo estigma fue el de "la niña de las mejores notas." Supongo que mi buena memoria me ayudó, pero lo que más me movió fue ese deseo a olvidar quién era... Me esforzaba como enferma por sacar las mejores notas, hacía de más para que los profesores mantuvieran siempre el estigma sobre mi cabeza. Escuchaba los ecos de mis profesores franceses, quienes decían todo el tiempo: "Gabriela, se utilizan más colores para los títulos...". En fin... Era lo que el estigma quería que yo fuera...
Luego vino mi Licenciatura de profesora de francés lengua extranjera, con la universidad de Rouen, a distancia... Las cosas se volvieron a complicar un poco como en en el Liceo Franco-Hondureño, puesto que el sistema francés de notación regresó, pero la ventaja era que siendo una universidad, habían mil veces más personas que en Unitec, lo que me convertía en una simple anónima... Mis notas, a pesar de que habían dejado de ser como Unitec, pues eran buenas para ser el sistema francés... Un 19/20 en una clase en la que no entendía nada al inicio, fue realmente una sorpresa para mí... Y pues, la notación fue justa puesto que era notada como si fuera una francesa... Sin ningún tipo de lástima. El Master de Difusión del francés dio buenos resultados a pesar de que me esforcé menos que en la licenciatura... Y lo que más me enorgulleció fue que esa vez hice los exámenes, lo que hizo que mis notas fueran más consideradas como de una francesa y menos como extranjera...
Hasta ese momento, había podido escaparme de "j'ai peur"... Todo cambió cuando entré al Celsa... En donde la debilidad parecía estar unida a mi origen. Por no pertenecer a un país en el que la lengua materna es el francés, era considerada "la persona con dificultades en las clases". Los profesores siempre tuvieron cuidado al hacer comentarios, pero mis compañeros no... Siempre era la típica plática en la que decían "Sí, ha de ser bastante difícil para alguien como vos..." o peor aún, cuando venían con su frase contradictoria "¡Pero hablás perfectamente francés! Aún así ha de costarte la lengua..."
Así que las chinitas y yo teníamos siempre el estigma de las "débiles", a pesar de que nos esforzáramos como enfermas por ser mejores que ellos. Muy pocas personas nos tomaban en cuenta... Raphaël y Johanne fueron siempre los únicos que nunca nos menospreciaron... Siempre estaban dispuestos a darnos un buen consejo sobre las clases y las lecturas que deberíamos realizar ahí.
Los resultados llegaron a nuestras casas... Al abrir mi sobre y ver un 13,25/20 de promedio general me sentí aliviada... El hecho de no haberme aplazado en ninguna clase me hizo sentirme aún más feliz... Cuando Raphaël me preguntó por mi nota y me dijo que él tenía el mismo promedio general, pero que se había aplazado en 3 clases en las que yo había pasado y en una de ellas que era una completa desconocida para mí, pero la entendí al final por las lecturas aconsejadas por Johanne y el profesor y las buenas clases que él mismo nos dio, saque una buena nota...
Pero vino después la famosa lástima que nuestros buenos compañeros nos tienen: "Los profesores van a sentir que ustedes son extranjeras y no van a ser muy duros al notarlas".
No sé si mis estudios en el Liceo van a ser tomados algún día o no... ODIO QUE ME TENGQN LÁSTIMA! Odio que mis profesores me tengan lástima...