10 enero 2008

Ellas...

Ella era una niña, con muchos deseos carnales y muchos males dentro de ella, pero aún así una niña. Todos jugaban juegos de niños... El caos se había manifestado aún en ese lugar religiosamente correcto. Se encarcelaba al más débil, mas no al que corriera... El enjaulado recibiría una buena porción de purificación líquida encerrada en un saco plástico. Su espalda era hermosa y sus zapatos masculinos invitaban al deseo… Deseo de algo peligroso que simplemente convertiría a su víctima en un simple encarcelado.
“Yo podría llevarte, si no pueden hacerlo tus papás” fueron las únicas palabras pronunciadas… Y el saco explotó, dejando al líquido escaparse.

Ella era una ilusión… una simple ilusión que nadie podría nunca tocar. Y el deseo fue dirigido hacia ella quien simplemente podría ser acariciada por las neuronas.
“Lo que el tacto no toca es aún más real que lo que existe porque forma parte de mí. “ En su imaginación le dijo que algo parecido a amor existía… Mas como toda ilusión, ella y su sentimiento fueron desapareciendo…

Ella apareció cuando la decisión había sido tomada. “Bajar los brazos y las armas… ya nada puede hacerse contra esto.” Era el primer día de un mes… Ella se presentó acompañada por algo que ella había conocido antes… Ese temor, esa desilusión… “Ella es S.” Le dijo. S como serpiente, S en medio de deSeo, S al inicio de Sufrimiento y Soledad. No podía… no podía verla. Quería olvidar su imagen, borrarla eternamente y pensar que eso no había sucedido.
Ella la agarró de la barbilla y la obligó a mirarla… “Existo”. Y S. no dejó de existir, continuó estando ahí, recordándole los deseos e ilusiones que había dejado enclaustrados en el olvido y la purificación líquida. Y S. le juró que volarían juntas, mas no percibía que eSe Sentimiento hería como un cuchillo. El dolor era grande y asesino… “La distancia, eso es lo que existe.”.

Ella las miraba a TODAS ELLAS. Pobre imbécil que creyó…

No hay comentarios: